Skip to main content

Acuerdos fundacionales

La Unión Europea se fundamenta en el Estado de Derecho. Así pues, todas las acciones que emprende se basan en los tratados, que han sido aprobados voluntaria y democráticamente por todos sus países miembros. Por tanto, si un ámbito de actuación determinado no se cita en ningún tratado, la Comisión no puede proponer legislación al respecto.

Un tratado es un acuerdo vinculante entre los países miembros de la UE. Establece los objetivos de la UE, las normas aplicables a sus instituciones, la manera en que se toman las decisiones y la relación existente entre la Unión y sus países miembros.

Los tratados se modifican para aumentar la eficiencia y la transparencia de la UE, para preparar la llegada de nuevos países miembros y para introducir nuevos ámbitos de cooperación, como la moneda única.

Según los tratados, las instituciones de la UE pueden adoptar legislación, que los países miembros aplican a continuación. Pueden consultarse los textos completos de los tratados, la legislación, la jurisprudencia y las propuestas legislativas utilizando la base de datos Eur-Lex del Derecho de la UE.

Por orden cronológico del más reciente al más antiguo, los principales tratados son:

Los tratados constitutivos se han ido modificando al hilo de la adhesión de nuevos países a la UE:

  • 2013 (Croacia)
  • 2007 (Bulgaria y Rumanía)
  • 2004 (Chequia, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta y Polonia)
  • 1995 (Austria, Finlandia y Suecia)
  • 1986 (España y Portugal)
  • 1981 (Grecia)
  • 1973 (Dinamarca, Irlanda y Reino Unido).