Skip to main content

Paul-Henri Spaak: un visionario europeo y maestro de la persuasión

En cuanto a mí, soy un acérrimo defensor de la cooperación económica.

Paul-Henri Spaak

Vida y contexto histórico

Mientras estaba exiliado en Londres durante la guerra, en colaboración con sus homólogos de los Países Bajos y Luxemburgo, elaboró planes para un proyecto nuevo y extremadamente ambicioso: una unión aduanera entre Bélgica, los Países Bajos y Luxemburgo.

En 1944 se materializó el plan y nació el Benelux. Dentro de las fronteras de los tres países se garantizaría la libre circulación de capitales, personas y mercancías, lo cual serviría de inspiración para una mayor integración europea.

Una visión para Europa

Para Spaak, unir los países mediante tratados vinculantes era la forma más eficaz de garantizar la paz y la estabilidad. Contribuyó a lograr estos objetivos siendo presidente de la primera sesión plenaria de las Naciones Unidas (1946) y secretario general de la OTAN (1957-1961). Spaak fue una de las personalidades que redactaron el Tratado de Roma. En la Conferencia de Mesina (1955), los seis Gobiernos participantes le nombraron presidente del comité de trabajo encargado de hacerlo.

Paul-Henri Spaak dando un discurso en Estrasburgo el 11 de diciembre 1951

Publicaciones

Más información sobre la vida y obra de Paul-Henri Spaak y su contribución al proyecto europeo.

Información adicional